Новости - 17.10.11

"El Malbec debe abrir la puerta a otros varietales y blends"

Durante los primeros días de octubre, recibimos al periodista irlandés Raymond Blake, quien visitó Buenos Aires (donde degustó vinos de bodegas de la Patagonia y de la Región Norte del país), San Rafael y Mendoza. Su viaje se enmarcó en el programa que desarrolla la entidad con periodistas extranjeros para profundizar el conocimiento sobre los vinos argentinos a través de la experiencia directa de catas, visitas y entrevistas.

Durante los primeros días de octubre, Wines of Argentina recibió al periodista irlandés Raymond Blake, quien visitó Buenos Aires (donde degustó vinos de bodegas de la Patagonia y de la Región Norte del país), San Rafael y Mendoza. Su viaje se enmarcó en el programa que desarrolla la entidad con periodistas extranjeros para profundizar el conocimiento sobre los vinos argentinos a través de la experiencia directa de catas, visitas y entrevistas.

 

Raymond Blake es graduado del Trinity College de Dublín y trabajó como maestro de escuela en Clongowes Wood College durante seis años, hasta junio de 2000. Desarrolló su carrera como escritor freelance de alimentos y vinos, actividad que le ha llevado tiempo completo durante los últimos 11 años. Actualmente es editor de vinos de la reconocida Food & Wine Magazine, la primera publicación del tipo en Irlanda. Es asesor de contenidos y tiene a cargo la realización de catas a ciegas mensuales. Ha contribuido además a  docenas de publicaciones de vinos, comida, viajes y estilo de vida. En los últimos años ha visitado Australia, Sudáfrica, Burdeos, Toscana, Valle del Loira, La Rioja, el valle del Ródano, California, Borgoña, Champagne, Chile, Alemania, Galicia, Austria, Jerez de la Frontera , Alsacia y Priorat. Además de su trabajo en Food & Wine, Raymond Blake también escribe para otras revistas irlandesas y en el Reino Unido ha contribuido con Decanter, Harpers, The Drinks Business, Off Licence News y The World of Fine Wine. Se dedica además a la planificación de tours de vino en conjunción con un agente de viajes, es juez de competencias para mejorar la calidad de las tiendas de vino en Irlanda, y el tutor de charlas y presentaciones para clientes privados y corporativos.

 

“Hace 12 años visité Mendoza y he notado cambios impresionantes. Aquella visita a Argentina la arreglé por mi cuenta y en esta oportunidad todo ha sido coordinado por Wines of Argentina de una manera excelente. El cambio ha sido grandioso. Estuve en Buenos Aires y logré degustar vinos de la Patagonia y el Norte, a los cuales considero entre los mejores del mundo; me llevo increíbles y positivas impresiones. La variedad de comidas también me pareció excelente. Tenía muy pequeño conocimientos de los vinos y ahora me voy con mucho más, he visitado muchas bodegas. He visto que la industria está mucho más organizada y la agenda ha sido muy interesante, muy inteligentemente programada”, afirmó Blake.

 

El especialista destacó que a los enólogos con que se reunió les comentó que es importante que si quieren seguir conquistando mercados, además de Malbec deben estar seguros de poder ofrecer  otras de las variedades que se producen en el país como Syrah, Bonarda o Cabernet Sauvignon, “Actualmente la gente tiene una impresión muy acabada de Argentina pegada solamente al Malbec. Desde ya que el Malbec abrirá  puertas, pero no creo que deban dejar de lado el resto de su producción”.

 

Otra de las consideraciones de Blake se refirieron a los blends: “los varietales están en la mente de los enólogos y forman parte de los vinos del Nuevo Mundo, pero creo que los blends en general son más completos y son preferidos por su mayor sofisticación, es algo que no deben perder de vista. Es preferible un vino que contenga un 80% de Malbec con un 20% de Syrah, para ofrecer al mercado. Quizás sea más difícil definir un varietal a la hora de plantear una campaña, pero definitivamente a la gente va a interesarse en beber más un blend que un varietal simple”.

 

Respecto de los cambios que ha percibido en la industria durante los últimos años, el periodista comentó: “he visto evolución en las prácticas y políticas de vinificación, a todo nivel. El lugar que Argentina juega hoy en el mundo del vino lo ha logrado por estar en conexión con lo que pasa en el mundo. Sin embargo, creo que los vinos argentinos poseen un alto grado de alcohol y hay que tener cuidado y entender que otros productores en otras regiones están comenzando a pensar en bajarlo un poco. Algunos quizás sean muy fuertes para ser bebidos en una mesa, diariamente. Ese es uno de los temas que deben tratarse con cuidado”.

 

Y finalizó: “en Irlanda, no hay demasiada presencia de vino argentino, pero creo que a los irlandeses cuando se les menciona la palabra Argentina tienen una gran cantidad de imágenes en la cabeza, no solo el vino. Existe una gran conexión con el tango, el rugby, la carne, creo que son formas de distinguirse sobre otras regiones productoras. Al no producir vinos, compramos vino de todas partes del mundo. En nuestro mercado hay muchos jugadores como Australia, Chile y Sudáfrica y Argentina debe apostar a sus diversas opciones para distinguir su perfil de otros países. Debe tratar de buscar un punto de diferencia, pero no pegarse solamente al Malbec. Investigar y buscar esos links que lo conecten con el mensaje del país”.