Usuário
Password
Esqueceu sua senha?

Novedad

Wines of Argentina na conquista do mercado latinoamericano com o The “Argentinean…

Mais de 50 importadores da América Latina e do Brasil visitarão a Argentina em 2014 AWTC

Leia mais

Novedad

O “Premium Tasting” chega pela primeira vez ao Brasil apresentado pela Wines of Argentina

Terá lugar nos dias 16 e 17 de setembro na Casa Argentina da cidade de São Paulo, onde serão…

Leia mais

Video

Wines of Argentina wishes you Happy Holidays and Happy New Year! with The Office Lip Dub - Parody

Leia mais

Usa

Compradores de la cadena Whole Food visitaron Argentina

Del 11 al 14 de noviembre, Wines of Argentina coordinó la visita de dos compradores de la cadena WHOLE FOOD (provenientes de Estados Unidos), que visitaron Mendoza en busca bodegas y vinos para incorporarlos a su oferta de productos. Ellos fueron Geoffrey Ryan y William Douglas Bell National, ambos integrantes de Buying Team para Whole Foods Market, Inc.

Del 11 al 14 de noviembre, Wines of Argentina coordinó la visita de dos compradores de la cadena WHOLE FOOD (provenientes de Estados Unidos), que visitaron Mendoza en busca de bodegas y vinos para incorporarlos a su oferta de productos. Ellos fueron: Geoffrey Ryan y William Douglas Bell, ambos integrantes del National Buying Team para Whole Foods Market, Inc.

Esta cadena es líder mundial en alimentos naturales y orgánicos, -con una importante política de apoyo a las agriculturas locales, sustentables y la conservación del planeta-, y está presente desde hace más de 30 años en el mercado de Estados Unidos, actualmente con sucursales en el Reino Unido y Canadá. Posee más de 310 tiendas, 10 centros de distribución y más de 62.000 empleados conforman su staff.

 Los compradores participaron de una gran degustación donde pudieron degustar 75 muestras de vinos de diversas bodegas argentinas.

 En diálogo con Wines of Argentina, los expertos comentaron:

 Geof Ryan:

 ¿Cuáles fueron las impresiones de su viaje a Argentina?

 La mayoría de la gente en Estados Unidos piensa en Sudamérica como una sola región productora de vinos que está en crecimiento. Sin embargo, el clima continental de Argentina es tan diferente al de Chile que mi mensaje para quienes trabajan conmigo es que quizás tengan las mismas uvas pero un vino muy diferente: pueden tener similar el clima, el agua, el sol; no tanto quizás el suelo, pero las diferencias entre ambos países se hacen muy evidentes en los vinos.

Tuvimos una degustación de 75 vinos y todos fueron muy distintivos de argentina, muy agradables, y eso es lo que quiero decirles cuando vuelva, puede ser que están creciendo pero definitivamente son una región productora de vinos de clase mundial.

 ¿Qué tipo de vinos prefiere su consumidor?

De Argentina, el consumidor norteamericano espera Malbec, y hay un pequeño grupo interesado en Torrontés, pero esas son las dos variedades que se buscan principalmente. Algunos Bonarda de los que he degustado están muy bien y algunos blends (los que llevan Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot), me parecieron muy buenos vinos. En Estados Unidos, Argentina tiene una percepción de vinos de precios económicos, y tenemos un gran trabajo que hacer para mostrar al mundo que son vinos de calidad internacional, que parecen ser de Francia. Si no ves la etiqueta al tomarlos, creerías que son vinos de Burdeos.

 ¿Cuál es la próxima etapa?

Hemos tenido una oportunidad específica de hacer negocios, y seguramente vamos a comprar vinos. Pero esto se trata de otra cosa: vamos a transferir nuestras impresiones acerca de la región, de cómo está creciendo Argentina y tenemos ahora una mejor percepción de los que son los vinos argentinos, y de los productores que están haciendo un gran trabajo.

Eso es justo lo que no estamos llevando actualmente, sino solamente “price wines”. Y lo vamos a cambiar.

Doug Bell:

 ¿Con qué expectativas vino a Argentina?

No teníamos expectativas preconcebidas antes de viajar (por primera vez) a Argentina. Actualmente la percepción del comprador norteamericano es que sus vinos son un “great value” y el precio del vino es de 10 o 12 dólares o menos. Nuestro mensaje será que están equivocados. La calidad aquí es excepcional, es tan buena sino mejor que la de cualquier vino que haya probado en el mundo. Argentina es “unique” y distinguida.

Creo que en EEUU ustedes deben enfocarse en hacer distinguir las regiones productoras; eso haría cambiar la percepción de Argentina como un gran viñedo, una zona solamente productora de “price wine”. Los vinos de Tupungato son tan distintos como los de Napa Valley, Sonoma, Pomerol, o los valles de Australia. Esa es la única manera en que podrían expandirse y lograr un price point de 20, 30, 40, 50, y hasta 100 dólares de precio.

 ¿Los consumidores están preparados para conocer detalles?

Los consumidores americanos sí están preparados para saber de regiones. Ellos quieren saber de dónde exactamente vienen los vinos, la carne, el queso, los tomates, las naranjas. Ustedes y nosotros podemos educar y explicar al consumidor acerca de las distintas regiones productoras. Esta es una gran oportunidad de mostrar las distintas variedades que ustedes tienen. Degustamos tan buenos vinos que no queremos quedarnos solo con la idea del Malbec, ustedes tienen Chardonnay y los principales varietales de cualquiera de las regiones productoras del mundo.

 ¿Lo sorprendió la calidad de los 75 vinos degustados?

La calidad fue muy buena. Había mucha variedad, cada uno de los Malbecs que degustamos tenían diferencias. Los blancos y los blends nos parecieron increíbles. Creo que hay una gran oportunidad para los vinos espumantes para la categoría price point de 20 dólares.

 ¿Cómo evalúa la promoción de los vinos de argentina en el mercado?

Realmente ustedes deben enfocarse en la prensa social, redes sociales y llevar adelante distintas acciones en la web; hoy creo que son más efectivas que hacer publicidades en revistas o periódicos. Nadie los mira, la gente lee artículos o recetas; no deben poner el dinero destinado al marketing en avisos de publicidad porque eso sería gastar dinero.

Estoy feliz, los vinos fueron muy buenos, la gente también, la comida espectacular. ¡Quiero regresar!