User
Password
Forgot your password?

News - 25.02.10

Nuevos rangos tributarios al licor en Colombia. Más alegría, más impuestos

Cada vez que en Colombia se celebra un acontecimiento, el licor forma parte de dicha ocasión. Pero de ahora en adelante, cuando una persona compre cualquier bebida de este tipo estará aportando un poco más del porcentaje habitual al sector de la salud.

Esto resulta de la nueva escala de impuestos dada a conocer por el Gobierno nacional, donde se señala que las empresas de licores deben aportar por cada unidad de 750 centímetros cúbicos $256 por cada grado alcoholimétrico en bebidas de hasta 35 grados y $386 por grado alcoholimétrico para bebidas de más de 35 grados.

Como es sabido, en el país una parte del recaudo de dinero obtenido por el impuesto a la venta de licores va dirigido al rubro de la salud, pero los porcentajes de aporte al sector cambiaron debido al Decreto 4975 de 2009, que declaró el estado de Emergencia Económica Social. Así pues, mediante el decreto 127 del 21 de enero de 2010 se puso en vigencia esta medida referente a la tasa tributaria para cervezas, licores y cigarrillos, la cual se aplica desde el primero de febrero pasado.

De acuerdo al Decreto, del total recaudado por concepto de este impuesto, “los departamentos destinarán un (8%) para la unificación de los planes de beneficios del Sistema General de Seguridad Social en salud”. Así pues, el sector de los licores deberá muy seguramente deberá reajustar el valor de sus productos para equilibrar sus tablas de gastos y ganancias.

En materia de cerveza, se señala que la tarifa de impuesto sobre las ventas para estas bebidas, tanto de producción nacional como importada, será del 14% por lo que resta del año. Por su parte, en el caso de los cigarrillos, para este año el 21% del recaudo bruto deberá destinarse  a la salud, mientras que para el próximo año el porcentaje será del 24%.

Como puede verse, tomarse un trago en teoría beneficiará la salud del país, aunque en la práctica no deja de percibirse un sinsabor ante la presencia de este tipo de decretos que, según sectores sociales y sindicales del país, está atentando contra la salud de los colombianos dado su carácter, que para muchos favorece al sector privado de la salud (Entidades Promotoras de la Salud –EPS- principalmente) en detrimento de los trabajadores.

De acuerdo al Gobierno, se hace necesario tomar medidas extraordinarias para subsanar el déficit corriente que se ha presentado por prestación de servicios de la salud, que en el último año se duplicó, “afectando de manera espacial a las Entidades Promotoras de Salud del Régimen Subsidiado y a las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud, públicas y privadas”, según lo menciona el Decreto 127 ya mencionado.

Por ahora, hablar del tema de los impuestos y la necesidad u obligación de pagarlos es el tema de no pocas charlas, las cuales muchas veces se dialogan al calor de unos traguitos, esos mismos que ahora, por cuenta de los tributos, están aportando al sector de la salud unos pesos más que se espera llegarán a quienes deben beneficiar y no que terminarán convertidos en fiesta.