Noticias - 24.10.11

“Los vinos argentinos no tienen nada que envidiar”

Gerentes de Alimentos y Bebidas de cadenas de hoteles de Colombia, Costa Rica y Perú visitaron nuestro país en el mes de octubre.

Con el objeto de dar a conocer las diferentes regiones vitivinícolas de Argentina y sus características diferenciadoras, y profundizar el conocimiento de los viñedos, el terruño, la gastronomía y los vinos argentinos, visitaron nuestro país gerentes de alimentos y bebidas de cadenas de hoteles de Colombia, Costa Rica y Perú. Wines of Argentina y el CFI, a través de estas acciones, pretenden además instruirlos en la elección de vinos y el valor del servicio en la alta hotelería.

 

Los invitados visitaron Buenos Aires, además de Mendoza y Patagonia, donde degustaron vinos de distintas regiones y realizaron visitas a bodegas. Ellos fueron: de Colombia, María Constanza Castillo García (de Sheraton Bogotá); Ángela Yasmin García Pinto (de Sonesta Hotel Bogotá),  Jorge Edmundo Rey Navarro (de GHL Hoteles) y William Suescun Castro (del hotel Casa Dann Carlton). Por Perú, asistieron Camille Paul Fesneau (de Los Delfines hotel y casino Lima) y Miguel Leonardo Andrade Sajami (de Swissotel Lima). Finalmente por Costa Rica, participaron de este viaje Marisol Murilla (de Costa Rica Marriot Hotel San José) y Prixila González (Hilton Papagayo Resort).

 

Wines of Argentina dialogó con dos de los visitantes:

 

Jorge Edmundo Rey Navarro (gerente de Alimentos y Bebidas de GHL Hoteles, Bogotá): “Es la primera vez que vengo a Argentina y no me imaginaba lo lindo que es su país. Tuvimos oportunidad de visitar grandes ciudades y pudimos percibir su cultura, el señorío de su gente, su amabilidad y el esfuerzo que hacen por mostrar a su país, la verdad es que es un país maravilloso. Vinimos a conocer de primera mano las principales regiones vitivinícolas y hemos logrado conocerlas muy de cerca. En el mundo de los vinos ha sido una sorpresa enorme y maravillosa ver cómo cada una de las regiones se está desarrollando, con su tecnología y formas de vinificación”, afirmó Jorge Edmundo Rey Navarro.

 

En Buenos Aires, el especialista Aldo Graziani brindó a los visitantes un seminario sobre la elección de los vinos y el servicio de la alta hotelería. Más tarde, el grupo cenó en su restaurante: “Nos pareció fantástico cómo se ha construido el mundo del vino alrededor de la gastronomía. Colombia es un mercado al que no le ha sido fácil adentrarse en la cultura del vino, pero está comenzando a desarrollarse. La visita a la Escuela Argentina de Sommeliers, por ejemplo, fue sorprendente por el manejo y formación que tienen sus alumnos y egresados. El vino es un ser vivo y eso hace falta explicarlo al consumidor. Nosotros tenemos que entrenar a nuestros sommeliers y maîtres de la misma manera”. Y continuó: “ya en Mendoza pudimos visitar bodegas que han sido refuncionalizadas, como por ejemplo Trapiche y ver cómo se ha rescatado el edificio y adaptado a las nuevas tecnologías de vinificación. Los vinos argentinos no tienen nada que envidiarle a ningún vino del mundo. Compiten mano a mano con cualquier vino y de la mejor calidad. También en Salentein pudimos degustar y analizar vinos de distintas gamas. Nos llevamos una magnífica impresión del esfuerzo que están haciendo. Desde ya que en Colombia realizaremos un mayor esfuerzo por promocionar en nuestros restaurantes estos productos; llevamos muy adentro el conocimiento porque hemos vivido la experiencia del vino argentino. Cuenten con que voy a incorporar en nuestras cartas más vino argentino del que actualmente comercializamos, su oferta es muy amplia y diversa”.

 

Camille Paul Fesneau (gerente de Alimentos y Bebidas de Los Delfines hotel y casino, Lima): “Argentina me ha sorprendido gratamente, es un país muy europeo pero con gente muy refinada, una combinación que me ha encantado. En nuestro hotel actualmente comercializamos vino argentino, pero vine con expectativas de conocer algo más de ustedes. Para mí, el vino es la tierra, su gente y su cultura; y quise comprenderlo desde esa visión. Argentina posee una cultura gastronómica muy interesante: sus vinos han evolucionado, se nota el trabajo de las personas dedicadas a la industria. Hay cosas nuevas y distintas, aunque todavía en evolución. En Francia todo está reglamentado, la diversidad de aquí permite un progreso posible. El cambio climático obligará a hacer cambios y esa libertad que ustedes tienen es excelente. Su cultura es joven, pero dedicada a lograr una calidad de gran nivel”, comentó entusiasmado.

 

“En nuestro hotel el vino argentino es el más popular a nivel precio calidad, un vino europeo se vive como un vino excepcional –aunque no sea exactamente así- y un vino chileno se percibe como de gama algo inferior. Los vinos argentinos tienen muy buena reputación y características e identidad muy marcadas, que el consumidor reconoce. El trabajo del sommelier es importantísimo para orientar el consumo del vino. La gente debe poder descubrir un vino y su terroir a través de una cata de vinos. Nos interesa que el cliente descubra los vinos a través de una cocina que lo haga vivir experiencias”.