Torrontés, variedad criolla original

Torrontés

Se produce únicamente en la Argentina y posee un sabor inigualable. Se encuentra a lo largo de todas las regiones del país, desde Salta hasta Río Negro y se está afirmando como la firma del vino blanco argentino.

En la Argentina hay 3 tipos de Torrontés: el mendocino y el sanjuanino que poseen más aptitudes para el consumo en fresco y el Riojano que es el más cultivado y el que expresa las mejores cualidades para la elaboración de vinos finos, muy frutados y a la vez secos. Este último ha valido varios galardones internacionales.  

El Valle de Cafayate, en Salta, bien al norte del país, es el que está ganando una fuerte reputación en el mundo gracias al cultivo de esta variedad. En esa zona se genera un microclima especial, los viñedos alcanzan una altura de 3.000 metros sobre el nivel del mar y la lluvia es muy escasa, lo que permite un desarrollo excepcional de la vid. Los vinos de Cafayate son vinos de fuerte personalidad, frutados, sabrosos y prolongados en la boca.

El surgimiento del torrontés, actual cepa emblemática argentina para sus vinos blancos, fue posible por el cruzamiento genético de dos variedades incorporadas durante el largo período colonial: uva negra y moscatel de Alejandría o uva de Italia, las que serían las antecesoras del torrontés (Agüero, 2003). La identificación de esta nueva cepa fue un proceso complejo y accidentado. Al principio, el torrontés convivió mezclado con otras cepas, sin que los viticultores notaran que era un vidueño distinto.

Cuando los viticultores lo encontraron entre las viñas cuyanas, no tenían una categoría donde encuadrarlo. Desde el punto de vista teórico, esa cepa no tenía ni descripción ampelográfica ni nombre. Simplemente no existía.

En la viticultura argentina el nombre "torrontés" se comenzó a utilizar a mediados del siglo XIX. El registro más antiguo que hemos encontrado corresponde al estudio de Damián Hudson en la década de 1860.

De acuerdo a las fuentes examinadas hasta ahora, se puede estimar que el torrontés nació en Mendoza. La causa aparente se encuentra en el liderazgo de los jesuitas. Ellos introdujeron el cultivo de la uva de Italia en la viña del Colegio de Nuestra Señora del Buen Viaje, y desde allí, se propagó por la región. Los jesuitas mantuvieron el interés en este cultivar durante casi todo el siglo XVIII, y lo recomendaron, tal como se refleja en los escritos del expulso anónimo de fines de esa centuria. En estas condiciones, la cepa moscatel de Alejandría se expandió por buena parte del espacio vitivinícola de Chile y Argentina, pero Mendoza fue su principal polo de interés. Por lo tanto, su integración genética con la uva negra pudo ocurrir en cualquier zona de esta región, teniendo Mendoza mayores oportunidades. Además, el informe hasta ahora más antiguo que menciona la existencia de torrontés, también corresponde a Mendoza.

De las tres variantes de torrontés (mendocino, sanjuanino y riojano), la más importante es el torrontés riojano, pues es la única uva criolla originada en América, de alto valor enológico y relevancia comercial que ha logrado un notable reconocimiento en el mercado, constituyendo la segunda exportación de vinos blancos de Argentina.

Descargue Historia del Torrontés por Pablo Lacoste Dr. en Historia.

Qué buscar en el Torrontés 

El Torrontés es un vino amarillo claro que ocasionalmente desarrolla matices dorados y verdes. Su aroma recuerda a rosas, jazmines y geranios. En boca aparecen los sabores de ensalada de fruta pura, a veces con toques de orégano o miel. Si bien sus aromas anticipan un vino dulce, su sabor revela una fresca acidez.

Con qué acompañar el Torrontés 

El Torrontés es el vino perfecto para tomar como aperitivo refrescante antes de una comida o acompañar los sabores delicados de pescados y mariscos. También marida muy bien con los platos aromáticos y picantes de la India, China y Tailandia.


“Esta pequeña-desconocida uva argentina tiene el potencial de ser la próxima gran cosa. A todos los que se la muestro en una blind tasting la adoran. Adoran su perfume, adoran su sabor y adoran su personalidad.” Tim Atkin, writer and Master of Wine.