REGIÓN PATAGONIA

REGIÓN PATAGONIA

Altitud: desde 1600 a 2800 masl.
Latitud: 36° sur y 70° oeste. 
Clima: continental, templado, seco y de vientos fuertes.
Índice Heliotérmico: 2.576 en Neuqutén y 2.566 en Río Negro.
Índice de Frío Nocturno:11,3°C en Neuquén y 8,9°C en Río Negro.
Índice de Sequía:-314 mm en Neuquén y -129 mm en Río Negro.
Temperatura máxima en verano: 31,5 °C en Neuquén y 31,1°C en Río Negro.
Amplitud térmica: 16,4°C en Neuquén y 18,2 °C en Río Negro.
Precipitaciones anuales: 221 en Neuquén y 198 mm en Río Negro.
Suma de días de calor: 2.050 en San Patricio del Chañar (Neuquén) y Mainque (Río Negro).
Winkler: IV.
Suelos dominantes:franco arcillosos.
Variedades más favorecidas: Malbec, Pinot Noir, Merlot y Sauvignon Blanc en Neuquén y Río Negro. Merlot, Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah en La Pampa.

Su nombre nos remite a grandes extensiones desoladas en el sur argentino, flanqueadas por un Atlántico de playas interminables y animales exóticos y al oeste por montañas bajas, boscosas y plagadas de lagos paradisíacos. Cómo no comprender a los primeros aventureros europeos que llegaron a estas regiones y decidieron quedarse y cómo no comprender la expansión de población de las últimas décadas de inmigrantes buscando un nuevo horizonte para sus destinos. Allí también la actividad vitivinícola ha encontrado un nuevo espacio con vinos que en apenas una década han ganado reputación internacional.

Enclavado en algunos oasis de la zona más septentrional de la Patagonia, favorecidos por condiciones climáticas únicas, se ha desarrollado la producción de vinos finos. Rio Negro fue pionero cien años atrás y una década atrás comenzó un nuevo impulso y otros valles se sumaron en Neuquén, La Pampa y hasta Chubut.

Esos valles vitivinícolas están en una de las regiones de mayor riqueza de agua del país con ríos varias veces más caudalosos que aquellos que irrigan el resto de los oasis productores del centro al norte del país. Los ríos Limay, Neuquén y Negro dan origen a asentamientos urbanos modernos, energía que llega a los principales centros poblados del país y bellísimos lugares para el turismo que atrae visitantes de todo el mundo.

Variedades internacionales como Cabernet Sauvignon o Chardonnay se adaptaron muy bien a estas regiones. Aunque ha sido el Malbec el que ha generado el mayor atractivo entre los nuevos inversores y los consumidores los han premiado. Hoy es el Pinot Noir el que está marcando diferencias y la crítica internacional reconoce la elegancia de este complejo varietal.

El clima

En la provincia de Neuquén donde se desarrolla la producción de vinos, la altura promedio se ubica entre los 250 y 300 msnm y tiene precipitaciones anuales promedio de 220 mm. Es un clima caluroso de noches muy frías y de sequía muy fuerte. La temperatura media se ubica en los 15°C y existe una gran amplitud térmica de 15 a 16°C en la época de maduración de las uvas. Los vientos predominantes son del cuadrante oeste-sudoeste, fuertes y de mayor incidencia en primavera y verano; fenómeno favorable para la sanidad de los viñedos, al atenuar el desarrollo de enfermedades criptogámicas. La otra característica climática muy relevante de la región es su elevada heliofanía.

En la provincia de Río Negro el clima es continental y templado con una notable amplitud térmica. La altura promedio donde se desarrolla la vitivinicultura es de 240 msnm en Río Negro y las precipitaciones anuales varían entre 200 y 300 mm. Los veranos son largos y permiten un buen crecimiento de las vides. Las enfermedades criptogámicas tienen poca incidencia en la región y esto se completa con un panorama benigno en materia de accidentes climáticos pues hay bajo riesgo de heladas y granizo.

Viñedos y vinos

La superficie de 3.582 hectáreas plantadas en Patagonia en 2012 es un 31% superior a la de 2001, lo cual muestra el atractivo regional. Ha existido un fuerte incremento en Neuquén y una disminución en Río Negro. El clima favorece las variedades tintas; la zona ha demostrado ser muy apta para el Pinot Noir que se proyecta como un varietal de gran potencial. Las variedades blancas son las que sufrieron la mayor erradicación en Río Negro, especialmente Pedro Giménez y el crecimiento se ha dado en Chardonnay y Sauvignon Blanc

La combinación entre Latitud y Altitud es la que define en Argentina la existencia de amplitud térmica. Particularmente en la Patagonia, al estar a menores latitudes se obtiene la amplitud térmica a bajas alturas. El color intenso de los vinos tintos tiene su origen en los fuertes vientos de la Patagonia que hace que las uvas desarrollen un hollejo de mayor grosor. Dado que la materia colorante se encuentra en la piel, tener una piel "más gruesa" implica mayor cantidad de antocianos (materia colorante) en la uva. Esto le da naturalmente mayor concentración de color. Por último, el bajo nivel de población de la Patagonia (que se traduce en la inexistencia de polución), sumado a otros beneficios climáticos como la baja cantidad de lluvias, fuertes vientos y muy bajo riesgo de granizo, favorece la sanidad de los viñedos.

Los principales varietales

El Pinot Noir es una variedad de uva tinta que crece especialmente en las regiones frías e integra la mezcla de la mayoría de los espumantes más destacados del mundo. En la Patagonia encuentra su máxima expresión con un comportamiento excelente, sus vinos son de extraordinaria finura, ligeros de cuerpo, de paladar impactante, elegantes, con carácter, con estructura tánica y perceptible acidez.

El Merlot, cepaje muy distinguido en el mundo, es una de las uvas tintas que mejor se adaptó históricamente a las condiciones climáticas de la región patagónica por su resistencia a los fríos invernales, su producción constante y regular y su maduración temprana. Este noble cepaje se destaca en esta región por producir un vino de sabor suave, perfectamente equilibrado y de intensidad aromática.

El Cabernet Sauvignon se viene elaborando en nuestro país desde el siglo XIX, es decir, con una larga tradición. La tendencia actual es elaborarlo con maceraciones prolongadas, criarlo en barricas de roble y atenuar al mínimo el acentuado carácter de pimiento verde.

El Sauvignon Blanc produce un vino de calidad superior, cuando se logra controlar el vigor de las cepas, estableciendo un adecuado equilibrio entre la relación área foliar/producción y las uvas se cosechan en plena madurez.

El Chardonnay es una de las cepas más importante en la elaboración de vinos varietales, posee un carácter muy marcado, con una notable potencia aromática y exquisito sabor. Esta variedad, en zonas de climas frescos o fríos como la Patagonia produce un vino con un decidido aroma frutal, de buen cuerpo y armónico.

El Cabernet Franc es una variedad que se usa principalmente como uva de corte, a fin de poder sumarle un detalle de sabor a otros tintos como Malbec, Merlot o Cabernet Sauvignon. Las condiciones de la Patagonia lo perfilan como la próxima sensación tinta de la región. En los últimos años comenzó a ganar importancia porque da vinos de cierto exotismo en el panorama nacional, con fruta roja brillante y un paladar de taninos entre rústicos y finos que le dan carácter.

Mapa de la región