Mendoza: la tierra del Sol y el Vino

Capital Mundial del Vino

Wine Star Awards


NORTE

Altitud: Desde los 800 a más de 1.100 m en el pedemonte.
Latitud: Entre los 32,9° y 3,2° de Latitud Sur.
Clima:
Índice de Heliofanía: 2.499.
Índice de Frío Nocturno:12,6°C.
Índice de Sequía:-86 mm.
Temperatura máxima en verano:29 °C.
Amplitud térmica: 14 °C.
Precipitaciones en verano: 145 mm.
Suma de calor: 1.700 y 2.050 °C.
Promedio anual de precipitaciones: 200 mm.
Winkler:según la microrregión III y IV.
Suelos dominantes:Origen aluvional con subsuelo pedregoso, sedimentos de arena, limo y arcilla y pobre de materia orgánica.


En el pedemonte de los Andes en Mendoza se ubica una región conformada por Luján de Cuyo, Maipú, Godoy Cruz y Guaymallén donde se concentra la mayor cantidad de bodegas del país y una proporción muy importante de viñedos antiguos. Las bodegas argentinas más tradicionales se encuentran aquí.

El suelo de la región es de origen aluvional con un subsuelo pedregoso y posee sedimentos de arena, limo y arcilla. Su pobreza de materia orgánica limita el crecimiento excesivo de las vides lo que da como resultado excelentes calidades de uva para la producción de vinos. Aquí el Malbec da características sobresalientes con colores rojos violáceos y pronunciada intensidad.

Clima continental

La cuenca del río Mendoza se ubica en el extremo noroeste de la provincia homónima y cubre una pequeña extensión del sur de la provincia de San Juan.

El límite oeste está formado por la cordillera de los Andes, entre los cerros Aconcagua de 6.959 m. de altura y el Tupungato de 6.635 m. Tanto el clima como el agua son factores determinantes en la región de la cuenca. El clima es semiárido, frío en invierno y caluroso en verano. La altitud y la distancia al océano Atlántico sumada a la presencia de la cordillera de los Andes, que actúa como barrera a los vientos húmedos del Pacifico, modelan el clima de la cuenca. Existen riesgos de heladas tardías y también de granizo. Las precipitaciones anuales oscilan cerca de los 200 mm. Las condiciones climáticas permiten la formación de color y taninos en los vinos haciéndolos aptos para un envejecimiento prolongado.

En la última década ha mostrado un crecimiento neto de más de 4.400 hectáreas, es decir un 19%. Es indudablemente el lugar elegido para variedades tintas; ocupan más del 70% de la región. Entre ellas se destacan Malbec y Cabernet Sauvignon.

Según los expertos, los vinos de esta zona presentan en nariz notas frutales, mayormente a ciruela madura. Además, aparecen notas especiadas, pimienta negra y una leve expresión mineral. En boca, el vino se presenta generalmente voluminoso, sin aristas, con taninos dulces y sedosos.

La característica más evidente en los vinos blancos es una baja intensidad de color con matices verdosos. Emanan aromas frutales y poseen tenor alcohólico y acidez moderados.

En el caso de los vinos tintos, poseen fuertes colores de matiz violeta. Gracias a la fruta madura, se revela gran intensidad de boca y marcados taninos.

Agrelo

Esta microrregión se encuentra al pie de los Andes y es una de las más famosas de Luján de Cuyo. En este microclima los racimos maduran lentamente hasta alcanzar la plenitud. Los suelos son aluvionales, con franjas que van del franco arenoso al arcilloso.

En las tierras cercanas a los cordones montañosos existe una gran amplitud térmica entre el día y la noche. Este fenómeno permite que las uvas alcancen una excelente concentración de taninos, responsables de darle estructura al vino. Las variedades tintas mejor adaptadas son Malbec y Cabernet Sauvignon y algunos productores ensayan hoy con Petit Verdot.

Una microrregión particular se extiende hacia el oeste, la llamada Alto Agrelo. Las variedades tintas presentan por lo general excelente concentración y esto se manifiesta en vinos elegantes y amables. En las variedades blancas se obtiene muy buena acidez y tipicidad aromática que se manifiesta en vinos delicados y finos. La concentración, estructura y cuerpo se mantienen en un perfecto equilibrio con la suavidad, fineza y elegancia.

La calidad diferencial que se logra está relacionada con el terruño; la buena insolación y la amplitud térmica de viñedos que se ubican alrededor de los 1.000 msnm. Esta zona de pedemonte tiene buena pendiente, útil para drenajes. En Alto Agrelo hay suelos profundos, arenosos y pedregosos con muy poca arcilla.

Perdriel

Al pie de las montañas de los Andes, en Luján, se encuentra el hogar de algunos de los viñedos más antiguos de Mendoza. Sus vinos se caracterizan por ser corpulentos y estructurados.

Los viñedos rodean la pequeña localidad de Perdriel en la orilla sur del río Mendoza, al norte del conocido distrito de Agrelo. La altitud es uno de los factores más importantes en el estilo de vino de Perdriel; los viñedos se desarrollan en torno a los 900 msnm y están sujetos a una intensa luz solar durante el día.

En Perdriel los suelos francos con grava y limo arcilloso predominan sobre una base de piedras del lecho del río. Drenan libremente, haciendo que las vides desarrollen sistemas de raíces profundas en busca de agua en el suelo. Debido a la falta de recursos en el suelo, las vides se ven obligadas a poner todo su esfuerzo en la creación de pequeñas bayas, concentradas con un bajo contenido de agua. Así, resultan vinos ricos y complejos, con taninos firmes y estructurados.

Las Compuertas

Esta región se encuentra el borde mismo de las estribaciones de los Andes en Mendoza. Se ubica donde se abre el río Mendoza y esto hace que sea una de las partes más frías de la zona. Allí se producen vinos tintos exuberantes en muy antiguos viñedos de Malbec, algunos de hasta 100 años. El caudal de los ríos de deshielo, Blanco y Mendoza, es de vital importancia para la viticultura en la zona.


Las Compuertas tiene un clima seco, pero su posición al borde del río Mendoza ofrece un fácil acceso al agua para riego. Muchos de los productores de la región utilizan un estilo de riego mediante el cual el agua se canaliza a la viña a través de una serie de canales excavados en el suelo. Esta técnica tiene la ventaja de depositar limo y arcilla a los suelos que se complementan con los suelos rocosos de poco drenaje mediante la adición de un elemento de retención de agua.

Vistalba

Vistalba se encuentra en las estribaciones occidentales de los Andes. Su nombre significa "vista del amanecer" en lenguaje huarpe. El Malbec es la variedad representativa de Vistalba, pero Chardonnay y Cabernet Sauvignon también crecen exitosamente allí.

Tiene una altitud ligeramente superior a las regiones circundantes y, por lo tanto, se beneficia de una mayor exposición a la luz solar y una mejor circulación del aire. La escasez de lluvias, veranos cálidos e inviernos fríos son típicos de Vistalba. El riego por inundación empleado ampliamente en Vistalba es una de las principales razones de los altos niveles de mineralidad evidentes en los vinos de la región.

Barrancas

Barrancas se ubica en el departamento de Maipú. Su clima ligeramente más cálido implica que sus vinos son más suaves y maduros que los de otras partes de Mendoza. Allí se desarrollan exitosamente el Cabernet Sauvignon, Syrah y Malbec.

El clima cálido y seco es templado por los efectos de la gran altitud y la intensa luz solar durante el día. Los suelos aquí son profundos y aluvionales y permiten a la vid extender sus sistemas de raíces en la tierra, mejorando su fuerza y salud.

Ugarteche

Ugarteche está situada en el extremo sur de la región de Luján de Cuyo en altitudes ligeramente más bajas que el resto del valle Ugarteche tiene una altitud promedio de 900 msnm a una latitud de 33° S. La zona produce suaves y ricos Malbec y Cabernet Sauvignon. Los viñedos nuevos cultivan Chardonnay y Semillón.

ESTE

La mayor productora de vinos de la Argentina

Altitud: Desde los 650 a 750 msnm .
Latitud: 32,5° Latitud Sur.
Clima: La localidad de San Martín es de clima caluroso, de noches templadas y de sequía mientras que Junín es de clima caluroso, de noches frías y de sequía fuerte.
Promedio anual de precipitaciones: 200 mm.
Suma de calor: : 2.000°C .
Suelos dominantes:heterogéneos, arenosos y pobres de materia orgánica.
Variedades más favorecidas:Bonarda, Malbec, Syrah, Chardonnay y Sauvignon Blanc.


Esta zona vitivinícola que se desarrolla en la planicie surcada por los ríos Mendoza y Tunuyán, tiene la mayor extensión de viñedos del país y desde hace algún tiempo vive una importante reconversión de sus uvas y bodegas hacia la producción de vinos de alta calidad.

Está formada por los departamentos de San Martín, Rivadavia, Junín, Santa Rosa y La Paz. Es un espacio ideal para el agroturismo ya que integra la Etnia Huarpe, el dominio del curato de Coro-corto, el Camino de las Postas y de las Rutas Sanmartinianas. El mayor productor es el departamento San Martín, nombrado en honor al padre de la patria Don José de San Martín.

Hacia el Noreste de San Martín se encuentra Junín, una región casi totalmente rural con el 90% de su territorio cultivado. Sus principales actividades económicas son la vitivinicultura, olivicultura y avicultura. Por su parte, Rivadavia tiene una actividad eminentemente vitivinícola y la materia prima se destina principalmente a mosto y vino. Como portales de entrada a la provincia desde el este, están los departamentos de La Paz y Santa Rosa, que se dedican, entre otras actividades, a la vitivinicultura, fruticultura y ganadería mayor y menor de zonas áridas. La historia, la tradición, el folclore, las artesanías y un muy antiguo patrimonio religioso conceden interesantes atractivos desde los primeros tiempos.

En los viñedos predominan las variedades Criolla Grande, Cereza, Bonarda, Moscatel Rosado, Malbec y Cabernet Sauvignon. En los últimos años, la región ha mostrado un notable progreso en el manejo de los cultivos, con sistematización del riego, incorporación de tecnología en viñedos, bodegas y establecimientos dedicados a la elaboración de jugo de uva concentrado.

Entre las ventajas de la zona sobresalen la disponibilidad de tierras para el cultivo, la juventud del viñedo y las condiciones agroecológicas óptimas para el desarrollo de una vitivinicultura de calidad.

Su viticultura de llanura se afinca entre los 650 y 750 metros sobre el nivel del mar. El clima templado a cálido y el régimen superior a 2.200 horas de sol en un período de 210 días son favorables para el desarrollo vegetativo, lo que permite una óptima maduración.

Vinos y viñedos

Existen en la región casi 70 mil hectáreas de viñedos y es la más grande de la Argentina para la producción de uvas de vinificar. La superficie total se ha mantenido relativamente estable, sin embargo, durante los últimos años, aumentó la cantidad de varietales tintas. Los vinos tintos son de matiz violeta y tienen aromas de gran intensidad donde resalta la fruta madura.

Entre los varietales blancos en primer lugar se ubica el Pedro Giménez y luego le sigue el Torrontés Riojano, cuyo crecimiento en superficie es igual al de Chardonnay y Sauvignon Blanc. Los vinos blancos de esta zona son frescos y frutados, de frutos tropicales, muy fáciles de beber.

VALLE DE UCO

Altitud: Desde los 850 a casi 1.700 m en el pedemonte.
Latitud: Entre los 33,3° y 33,8° de Latitud Sur.
Clima: templado, con inviernos rigurosos y veranos cálidos de noches frescas .
Índice de Heliofanía: 2.287 en El Peral y 2.506 en San Carlos.
Índice de Frío Nocturno:11,2°C en El Peral y 10° en San Carlos.
Índice de Sequía:-75 mm en El Peral y -65 mm en San Carlos.
Temperatura máxima en verano:29 °C.
Amplitud térmica: 15 °C.
Precipitaciones en verano: El Peral: 298 mm, Gualtallary: 83 mm, Vista Flores: 250/350 mm y Altamira 250 mm.
Suma de calor: entre 1.700 y 2.050 °C.
Winkler:El Peral y Altamira: III y Gualtallary y Vista Flores: II .
Suelos dominantes:pedregosos, los cantos rodados aparecen mezclados con arena gruesa y algo de limo, siendo de escasa fertilidad. A causa de su composición física y mecánica son suelos muy permeables, sin problemas de drenaje ni salinidad en su gran mayoría. En algunas zonas hay suelos calcáreos con gran presencia de caliza.
Variedades más favorecidas:: Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Tempranillo y Pinot Noir entre las tintas y Chardonnay y Sauvignon Blanc entre las blancas.


El Valle de Uco está ubicado a unos 100 km. al sudoeste de la ciudad de Mendoza y se ha convertido en los últimos años en un destino privilegiado para turistas y expertos del vino. Abarca territorios cultivados de los departamentos de Tunuyán, Tupungato y San Carlos, sobre el pedemonte de la cordillera de los Andes, irrigados por los ríos Tunuyán y Tupungato. Su extensión total supera los 17.370 km2.

Su clima es templado, con inviernos rigurosos y veranos cálidos de noches frescas. La temperatura media anual es de 14,2° C y posee más de 25 mil hectáreas de viñedos ubicados al pie de los Andes. El valle es un lugar privilegiado para la producción de uvas y vinos de altísima calidad. La amplitud térmica diaria es de unos 15° C, generando una excelente producción de color y tanino en las uvas. Se crean vinos destinados a una crianza prolongada.

La cuenca del río Tunuyán atraviesa de oeste a este la provincia de Mendoza siguiendo por el paralelo 34º sur. El clima y el agua son factores determinantes en la región de la cuenca. La altitud y la distancia al océano Atlántico, sumada a la presencia de la cordillera de los Andes que actúa como barrera a los vientos húmedos del Pacífico, modelan el clima de la cuenca. El clima tipo continental que existe en la cuenca da como resultado grandes variaciones de las condiciones atmosféricas generando un efecto de estacionalidad considerable.

Viñedos y vinos de Valle de Uco

En 2012 la superficie plantada en Valle de Uco superaba las 25.500 hectáreas, casi el doble del 2001. Queda en evidencia la gran expansión de una de las zonas de mayor reputación de la vitivinicultura argentina. De ese total, tres cuartas partes corresponden a variedades tintas; estas uvas han tenido una excelente adaptación en esta zona de altura de Mendoza. El Malbec se ha convertido en la estrella del lugar con más del 44% de la superficie plantada con un crecimiento que triplica las hectáreas plantadas apenas una década atrás.

Los vinos tintos del Valle de Uco son de color intenso y matiz violeta. Los aromas revelan fruta madura, especialmente frutos rojos. En boca suelen tener taninos marcados, con buen tenor alcohólico y de acidez media.

Por su lado, los blancos de la región presentan por lo general una intensidad baja de color con matices verdosos. Sus aromas predominantes son cítricos, frutales y florales. Su nivel de acidez es moderado-alto.

La altitud de la región, al actuar como moderador de las temperaturas máximas en un ambiente de baja humedad relativa y gran exposición solar, permite producir uvas de gran intensidad y concentración polifenólica. El suelo es un factor determinando en la elaboración de vinos de calidad. En el caso del Valle de Uco son aluvionales, arenosos o pedregosos, lo que implica excelente permeabilidad y drenaje.

SUR

Altitud: Desde los 500 hasta 800 msnm.
Latitud: entre los 34,6° y 35° de Latitud Sur.
Clima: semiárido, frío en invierno y caluroso en verano.
Índice de Heliofanía: 2.586.
Índice de Frío Nocturno:12,6°C.
Temperatura máxima en verano:31°C.
Amplitud térmica: 16°C.
Precipitaciones anuales: 180 mm.
Precipitaciones en verano: 360 mm.
Suelos dominantes:: Las acumulaciones de detritos rocosos forman suelos pedregosos, sueltos e inmaduros. La presencia de salinas se encuentra determinada por la aridez de la región.
Variedades más favorecidas:Bonarda, Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah entre las tintas y Chardonnay y Sauvignon Blanc entre las blancas.


El sur mendocino comprende los departamentos de San Rafael, Malargüe y General Alvear. Cuenta con el aporte decisivo de los ríos Diamante, Atuel y Grande. En ellos se han construido importantes obras hídricas tales como los diques Agua del Toro, Los Reyunos, Nihuil y Valle Grande. La región se incorporó al mercado nacional a través del ferrocarril; se realizaron obras para riego artificial, se expandió la agricultura y la ganadería.

El Sur tiene más de dos siglos de historia y existen bodegas que desde hace noventa años producen vinos de gran calidad. Entre las variedades tintas se advierte la gran expansión de Malbec, el Cabernet Sauvignon y el Syrah y, entre las blancas, el Chardonnay y el Sauvignon Blanc. En los últimos años la región se ha ido posicionando como productora de vinos espumantes.

San Rafael es una región única por su clima templado continental semiárido y una marcada amplitud térmica. La altura sobre el nivel del mar oscila entre los 600 y los 800 m y tiene escasas precipitaciones y baja humedad ambiente.

Malargüe se caracteriza por la extraordinaria cantidad de espectaculares e impresionantes paisajes con atractivos de turismo de aventura, montañismo, rafting, kayak, safari, cabalgatas gauchas y muchas actividades más. Además, cuenta con el centro de esquí y deportes invernales Las Leñas, uno de los más importantes del país.

General Alvear es una de las principales ciudades del sur de la provincia. Se fundó en 1914 y su crecimiento se basó en el oasis de 30 mil hectáreas regadas por las aguas del Río Atuel, que cumple un papel preponderante en el desarrollo agrícola-ganadero de la zona.

Viñedos y vinos

La región Sur de Mendoza ha experimentado una profunda transformación en las últimas décadas. La variedad Malbec se expandió en 854 hectáreas y en poco tiempo es posible que supere a la Bonarda.

Los vinos blancos de la región son frutados con una excelente relación alcohol-acidez y con buena intensidad tánica. Poseen color tenue con matices verdosos. Sus aromas son intensos con predominio de notas frutales. Entre las blancas de mayor expansión está el Chardonnay con tenues aromas frutados y fragancia a banana.

El Cabernet Sauvignon ha experimentado gran crecimiento en San Rafael. Aquí presenta aromas típicamente especiados, con toques de cassis y vainilla. De textura profunda y taninos dulces y blandos. El Syrah del Sur de Mendoza tiene un claro aporte de zarzamoras y frambuesas con refinados toques especiados. Es rico, robusto y posee con un firme final de boca.

Mapa de la región