El país vitivinícola

Datos claves

Un hábitat único para la creación de grandes vinos

Situado al sur del Continente Americano, con una población de 42 millones de habitantes, y un territorio 4 veces mayor que el de Francia, Argentina es una de las reservas ecológicas del mundo. Poseedora de una riqueza natural y paisajística notable, en ella conviven las cumbres con los llanos, la vegetación exuberante con la aridez absoluta, los bosques con las estepas y los glaciares con las cataratas.

Dentro de esa diversidad de ecosistemas naturales, una serie de regiones altamente propicias para el desarrollo de la vid se extienden a lo largo de toda la región andina. El mapa vitivinícola del país comprende una vasta franja al oeste del territorio, ubicada de norte a sur, desde los 22 hasta los 42 grados de latitud. Allí existe una superficie cultivada de más de 217.750 hectáreas.

En este contexto, y a lo largo de cinco siglos, la Argentina ha desarrollado una viticultura muy singular. La altitud, la amplia gama de temperaturas, el know-how local, las nuevas tecnologías y una cultura popular altamente arraigada a la tradición vitivinícola, hacen que nuestros vinos posean una identidad y calidad únicas.